5 Remedios caseros naturales y efectivos para el dolor de oído. Toma nota

 El dolor de oído es una de las afecciones más comunes que afectan tanto a niños como a adultos. 

A menudo se debe a una infección del oído medio o externo, que puede ser causada por bacterias, virus u hongos. Otras posibles causas del dolor de oído son las alergias, el agua que queda atrapada en el oído después de nadar o bañarse, los cambios de presión al viajar en avión o al subir una montaña, o los problemas en la mandíbula o los dientes.



El dolor de oído puede variar desde una leve molestia hasta un dolor intenso e insoportable. También puede ir acompañado de otros síntomas, como fiebre, secreción del oído, pérdida de audición, zumbido en el oído o mareos. Dependiendo de la causa y la gravedad del dolor de oído, se puede necesitar tratamiento médico con antibióticos, antiinflamatorios, gotas óticas o cirugía.

Sin embargo, en algunos casos el dolor de oído puede mejorar por sí solo o con la ayuda de algunos remedios caseros que pueden aliviar el malestar y acelerar la recuperación. Estos remedios son sencillos, económicos y naturales, y se basan en el uso de ingredientes que se pueden encontrar fácilmente en casa o en la farmacia. 

Algunos de estos remedios naturales para el dolor de oido son:

1.- Aplicar una compresa fría o tibia en el oído afectado. El frío o el calor pueden ayudar a reducir la inflamación y el dolor en el oído. Se puede usar una bolsa de hielo envuelta en un paño, una botella de agua caliente o una toalla mojada y calentada en el microondas. Se debe aplicar la compresa durante unos 10 minutos varias veces al día, alternando entre frío y calor.

2.- Colocar unas gotas de aceite de oliva o de sésamo en el oído afectado. Estos aceites tienen propiedades antiinflamatorias y lubricantes que pueden suavizar el cerumen y facilitar su eliminación. Además, pueden crear una barrera protectora contra las bacterias y los hongos que causan las infecciones. Se debe calentar ligeramente el aceite (sin que queme) y colocar unas gotas en el conducto auditivo con un gotero o una bola de algodón. Se debe inclinar la cabeza hacia el lado opuesto durante unos minutos para que el aceite penetre bien y luego limpiar el exceso con un paño suave.

3.- Colocar varias gotas de agua oxigenada en el oído afectado. El agua oxigenada es un antiséptico y un limpiador que puede ayudar a eliminar las bacterias y los restos que se acumulan en el oído. También puede aliviar la picazón y la irritación que causan las infecciones. Se debe usar agua oxigenada al 3% (la que se vende en las farmacias) y colocar unas gotas en el conducto auditivo con un gotero o una bola de algodón. Se debe dejar actuar durante unos minutos y luego inclinar la cabeza hacia el lado opuesto para que salga el líquido. Se puede repetir este proceso dos veces al día hasta que mejore el dolor.

4.- Masticar chicle o hacer ejercicios para el cuello. Estas acciones pueden ayudar a aliviar la presión que se acumula en el oído medio cuando hay cambios de altitud, como al viajar en avión o al subir una montaña. Al masticar chicle o mover el cuello se estimula la apertura de la trompa de Eustaquio, que es el conducto que comunica el oído medio con la garganta y que regula la presión del aire en el oído. De esta forma se evita que se produzca dolor, inflamación o daño en el tímpano.

5.- Tomar un analgésico de venta libre como ibuprofeno o paracetamol. Estos medicamentos pueden ayudar a controlar el dolor y la fiebre asociados con el dolor de oído. Se deben seguir las indicaciones del prospecto o del médico sobre la dosis y la frecuencia de uso, y no se deben tomar por más de una semana sin consultar con un profesional. Estos medicamentos pueden tener efectos secundarios o interacciones con otros fármacos, por lo que se debe consultar con el farmacéutico o el médico antes de tomarlos si se tiene alguna duda o condición médica.

Estos remedios caseros pueden ser útiles para aliviar el dolor de oído, pero no sustituyen el diagnóstico y el tratamiento médico si hay una infección u otra causa grave. Por eso, se debe acudir al médico si el dolor de oído no mejora en unos días, si se presenta fiebre alta, secreción del oído, pérdida de audición, zumbido en el oído, mareos, dolor de cabeza, rigidez en el cuello o erupción cutánea. El médico podrá evaluar la causa del dolor de oído y recetar el tratamiento más adecuado según cada caso.

Comentarios

Te interesa:

Los 4 mejores remedios naturales y caseros para el estreñimiento

Remedio natural y casero para aliviar y prevenir la diarrea

¿Qué es eroxon? El nuevo tratamiento para la disfunción eréctil. Te contamos mas

No sufras más por la garganta irritada: prueba estos 4 remedios caseros

Psoriasis: 3 soluciones naturales que te ayudarán a mejorar tu piel

Remedio Casero y natural para Aliviar los Calambres en las Piernas

¿Por qué duelen las rodillas? Causas y Posibles Remedios