No sufras más por la garganta irritada: prueba estos 4 remedios caseros

 La garganta irritada es un síntoma muy molesto que puede afectar nuestra calidad de vida. A veces se debe a una infección, alergia o reflujo, pero otras veces simplemente es el resultado de un ambiente seco, el humo del tabaco o el abuso de la voz.

Sea cual sea la causa, existen algunos remedios caseros que pueden ayudarnos a aliviar la inflamación, el dolor y la sequedad de la garganta. Estos son algunos de los más efectivos y fáciles de preparar:

Estos son algunos remedios naturales y caseros para la garganta irritada: 

 - Miel y limón: La miel tiene propiedades antibacterianas, antiinflamatorias y suavizantes, mientras que el limón es rico en vitamina C y ayuda a limpiar la garganta. Mezcla una cucharada de miel con el jugo de medio limón y tómalo varias veces al día. También puedes añadir un poco de agua tibia si lo prefieres.



 - Gárgaras de sal: El agua salada es un antiséptico natural que ayuda a eliminar las bacterias y los virus que pueden causar la irritación. Además, reduce la hinchazón y facilita la expulsión de la mucosidad. Disuelve media cucharadita de sal en un vaso de agua tibia y haz gárgaras durante unos segundos, varias veces al día.

 - Infusión de jengibre: El jengibre es una raíz con múltiples beneficios para la salud, entre ellos, aliviar la garganta irritada. Tiene propiedades antiinflamatorias, analgésicas y expectorantes, que ayudan a calmar el dolor, reducir la inflamación y eliminar la congestión. Pela y ralla un trozo de jengibre fresco y ponlo a hervir en una taza de agua durante unos 10 minutos. Cuela y añade una cucharada de miel y el jugo de medio limón. Tómalo caliente o tibio, varias veces al día.

 - Vapor de eucalipto: El eucalipto es una planta con propiedades balsámicas, antisépticas y descongestionantes, que ayuda a humidificar y limpiar las vías respiratorias. Puedes inhalar el vapor de eucalipto hirviendo unas hojas en una olla con agua y colocando una toalla sobre tu cabeza para respirar el vapor. Otra opción es añadir unas gotas de aceite esencial de eucalipto en un difusor o en un pañuelo y aspirar su aroma.



Estos remedios caseros pueden ayudarte a aliviar la garganta irritada, pero recuerda que si los síntomas persisten o se agravan, debes consultar con tu médico. También es importante mantener una buena hidratación, evitar los irritantes como el tabaco o el alcohol, y cuidar tu voz evitando gritar o forzarla.

Comentarios

Te interesa:

Los 4 mejores remedios naturales y caseros para el estreñimiento

Remedio natural y casero para aliviar y prevenir la diarrea

¿Qué es eroxon? El nuevo tratamiento para la disfunción eréctil. Te contamos mas

Psoriasis: 3 soluciones naturales que te ayudarán a mejorar tu piel

Remedio Casero y natural para Aliviar los Calambres en las Piernas

¿Por qué duelen las rodillas? Causas y Posibles Remedios